tienda happy yoga

retiro nuevo-02

Embarazo consciente

 saresasa1saresasa2saresasa3

 

El embarazo es una r-evolución. Una entrega… un dejarse moldear, esculpir y renacer.  Un cuerpo que experimenta profundas transformaciones, nos habla de cómo la madre va dejando morir la mujer que ha sido hasta el momento, para dejar que florezca una nueva mujer.

Un embarazo es el viaje de la muerte-vida-muerte condensado en 40-42 semanas. Si la madre está dispuesta a escuchar la voz de su cuerpo y de ésta manera sintonizarse con su sabiduría interior,  el embarazo y la maternidad liberarán su inconsciente, su sentido de identidad, realidad y control y finalmente pueden acercarla a quien ella es en realidad.

El trabajo de una madre durante el embarazo, es cultivar su paz interior y su radiancia.  Es cultivar la lentitud y la paciencia. Es separar tiempo para escucharse y escuchar al Ser creciendo en ella. Es darse tiempo para sentir la presencia del Infinito, del Universo manifestándose en ella. Es integrar y meditar. Es también hacer todo aquello que la inspira y la llena de gozo. Es elevar, siempre elevar su energía. Es practicar una actitud de gratitud por todas las bendiciones que le llegan: aquellas que le gustan y también esas que no le gustan tanto. Es saborearse la respiración cada vez que se acuerde y llevarla conscientemente a su bebé cargada de sabiduría y amor. Es cantar y bailar con y para su vientre.

Desde el Yoga, las ásanas abren los canales de energía dentro del cuerpo para que podamos sentir la sangre y el prana fluyendo libremente… y así encontrar nuestra forma propia de fluir durante el embarazo. Visitando nuevos lugares con nuestro cuerpo, vamos integrando nuestra sombra, restaurado el equilibrio y la seguridad y adaptándonos a la transformación permanente y al cambio. A través de una práctica continua de ásanas, logramos enraizar nuestra energía y sosegar la marea de sentí-pensamientos; también recuperamos nuestra vitalidad y despertamos nuestra fuerza interior en medio del “caos”.

Otra herramienta poderosa para transitar este mundo es la meditación, pues nos conecta con el  Infinito y con lo Transcendente que hay en nosotros, rompiendo las cadenas e identificaciones del Ego. La meditación cultiva el testigo interno, la capacidad de estar presente, de observar y sentir los diálogos internos y amistarnos con todo aquello que emerge.

En el espacio de la meditación comprendemos que ese gran tsunami de emociones y dolores del pasado, no son más que espejismos en la mente creados por el pequeño yo y que poco tienen que ver con quienes somos en realidad. En meditación ya estamos completos, no hay deseo ni miedo.

Clases de Yoga Prenatal: Lunes y Miércoles de 6:30pm a 8:00pm

Curso de Preparación para el Nacimiento: Descubriendo la Madre Interior

 

Happy MAma