tienda happy yoga

retiro nuevo-02

Como Respirar

respirar
Tal y como respiramos nos anda el ánimo y viceversa. Por eso la práctica yóguica, al enseñarnos a respirar y a hacerlo conscientemente, nos trae la salud al cuerpo y la paz a la mente. Aprendemos a respirar como un gato durmiendo cuando estamos enfurecidos como un tigre, convertimos el resuello de la ansiedad en el profundo y amplio vaivén de una respiración oceánica, aprendemos a desabrocharnos la cintura cuando nos aprieta la prisa y a llenarnos de aire cuando nos ahogan los problemas. También podemos llenarnos de energía respirando uno o dos minutos con una poderosa técnica de respiración abdominal llamada De Fuego, para por ejemplo, pedir aumento de sueldo o subir una lavadora al piso de arriba. O respirar por el orificio izquierdo para conciliar el sueño, o por el derecho para no dormirse al volante.

Tenemos la posibilidad de la respiración de la Cobra para sustituir al cigarrillo, o la de León para desintoxicarnos después de una noche loca.